martes, 13 de diciembre de 2016

Un neverito de éxito. El "Mercedes Quesada".

Hace casi 70 años, en 1948, el Maestro carpintero de ribera Juan Suárez Quesada construyó, entre el mítico varadero de la Hullblyth (el de la ballena de la película “Moby Dick”) y la calle Gran Canaria del istmo de la Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, un pesquero a motor al que bautizó con el nombre de su madre, Doña Mercedes Quesada. 

La embarcación se inscribe en 1951 en la tercera lista de la matrícula de Las Palmas con el folio 2078. La construcción empezó el 23 de febrero de 1948 y finalizó el 23 de septiembre del mismo año y el motor se instaló entre el 25 de septiembre y el 2 de octubre. Al año siguiente completaría un pesquero similar, pero algo mayor, también muy conocido en Las Palmas, el “Irún”.


El Maestro carpintero de ribera Don Juan Suárez Quesada, segundo por la izquierda, en 1961, durante el bautizo del bote de vela Poeta Tomas Morales. Colección Manuel Suárez Moreno.

Construido en madera del país, el “Mercedes Quesada” tenía, de acuerdo con su Hoja de Asiento, 15.48 metros de eslora, 4.24 metros de manga y 2.30 metros de puntal. Arqueaba 27.72 toneladas de registro bruto y 11.78 de arqueo neto. Propulsado a motor, tenía originalmente un diésel de fabricación inglesa “Dorman” de 6 cilindros y unos 100 HP de potencia al freno. 

Disponía la embarcación de un tanque de 4400 litros de gasoil y se le estimó una velocidad de 8 nudos. El casco respondía a los cánones del diseño canario de la época, dimensiones proporcionadas, roda poco lanzada, amuras apenas sin abanico, pantoque redondo con moderada astilla (*) y escaso pie quebrado (**) y popa redonda. 


El "Mercedes Quesada" a finales de los años 70 o principios de los 80. Foto del Rol de la embarcación. Archivo de la Capitanía Marítima en Las Palmas.

Originalmente propiedad del propio carpintero, Juan Suárez, (muy conocido en otros ámbitos por la construcción de embarcaciones de recreo y de regatas) el neverito pasó a manos de Alfonso Morales Martín y Segundo Martín Ferrer en 1961 siendo el precio de compraventa, 200.000.- pesetas.

El “Mercedes Quesada” empezó sus idas y venidas a la costa de África, para pescar a liña y con nasas, como tantos otros pesqueros, neveros o “vaquitas” como también se llamó a este tipo de embarcaciones, al menos en Las Palmas.

“Bajaban” raudos con el imprescindible hielo (de ahí lo de “nevero”) y “subían” cargados de pescado fresco en sus neveras (bodegas), contra el viento y el alisio predominante en nuestras aguas, macheteando e impregnados de salitre bajo el implacable sol atlántico. Exigente vida la de estas embarcaciones que tuvieron que ser reparadas muchas veces, al “Mercedes Quesada”, por ejemplo, se le renovó ya en 1974 la caseta, - el puente y el camarote a popa- .


Extracto del Rol del "Mercedes Quesada" correspondiente a 1982. Archivo de la Capitanía Marítima en Las Palmas.

Muchas fueron las vicisitudes de la vida del barco, en 1972, por ejemplo, avistaba en la costa de África un mercante embarrancado e incendiado sin tripulación e informaba a la Administración Marítima, según relataba la prensa. En abril de 1975 participaba en la búsqueda de los supervivientes del hundimiento del “Astilleros Gondán II” al sur de Arrecife de Lanzarote. La tripulación del “Mercedes” rescató al único superviviente, Luis Chacón.

En 1984 fue asistido por otro nevero, el “Arcangel San Rafael”, salvamento que originó un expediente judicial. En septiembre de 1987 la embarcación, con siete tripulantes, era retenida por las Autoridades Mauritanas por pescar ilegalmente en sus aguas. En noviembre corrieron rumores acerca de su abandono en Nouadhibou, puesto que el armador, en aquel tiempo Don Gregorio Gil, era incapaz de pagar la multa de once millones de pesetas impuesta por la Administración de Mauritania. No obstante el “Mercedes Quesada” volvió a las islas algún tiempo después.

La embarcación tampoco engrosó las anotaciones de la carta náutica en la que el Oficial Radio Don Miguel Iglesias Miño, en el buque “Esperanza del Mar”, marcaba los puntos de los naufragios de aquellos pesqueros españoles que faneaban en la costa de África, y vivió con precariedad los escasos gozos y las dilatadas sombras en espera de Acuerdos pesqueros con Marruecos que en la mayoría de las veces nunca llegaban, protagonizando incluso alguna incidencia dentro del Puerto de La Luz, en los largos periodos de espera. 

A lo largo de los últimos años sufrió múltiples transformaciones, no sólo de la motorización sino otras más evidentes, como el cierre de los pasillos laterales de la caseta y el recubrimiento del casco con poliéster reforzado con fibra de vidrio.


Carta náutica del buque "Esperanza del Mar" donde Don Miguel Iglesias Miño anotaba los naufragios de pesqueros en la "Costa". Foto de la colección de Don Juan Garrido López (DEP)

No obstante, y contra todo pronóstico, arregladas las trabas administrativas, y de la mano de la familia Viera, la embarcación vuelve a navegar en 2014, vuelve a la "Costa", vuelve a las idas y venidas, vuelve a ser todo un ejemplo de nuestra pesca artesanal y del esfuerzo de los profesionales canarios por mantener viva la actividad pesquera local.


El actual dueño de la embarcación "Mercedes Quesada". Periódico "La Provincia" de 15 de septiembre de 2014.

En la primavera del año actual, en 2016, en los talleres de la carpintería de ribera de los Sucesores de Evaristo González Hernández, en Arrecife de Lanzarote, se somete a una profunda y casi integral reparación de la mitad de proa de la embarcación, (bastante dañada) con el fin de que el “Mercedes Quesada” dure, como mínimo, otros 70 años más, trayendo el pescado fresco a nuestras mesas.







Fotos tomadas entre abril y mayo de 2016. Profunda reparación de la mitad de proa del "Mercedes Quesada" en los talleres de los Sucesores de Evaristo González Hernández, en Puerto Naos, Arrecife de Lanzarote. Fotos DRZ.

¡Larga vida a la pesca artesanal y a la carpintería de ribera!. DRZ. 13/12/2016.

Nomenclatura.

(*) Astilla: ángulo que forma el fondo del casco con la horizontal.

(**) Pie quebrado: Inflexión que forma el fondo del casco entre la quilla y el pantoque. 

Agradecimientos.

Manuel Suárez Moreno.

Amalio Barrera Moya.

Capitanía Marítima en Las Palmas.

Sucesores de Evaristo González Hernández

Juan Garrido López (DEP).

Bibliografía.

Jable. Hemeroteca digital de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario